Jericoacoara

Es tan difícil llegar como querer irse.

Para llegar a Jericoacoara hay que atravesar el Parque Nacional, esto demora aproximadamente una hora y se accede únicamente atravesando sus dunas en vehículos autorizados; son los únicos que se ven en la pequeña Jeri donde solo hay caminos arenosos y mucha naturaleza. Jericoacoara ignaguró su aeropuerto el 24 de Junio del 2017, antes la única opción era llegar a Fortaleza que está a 300 km de distancia.

El nombre Jericoacoara proviene del Tupi-Guarani “Jijoca” (casa de las ranas) y Jericoacoara (agujero de las tortugas), pero todos cariñosamente la llamamos Jeri. Tiene un clima privilegiado, entre 22 y 35 grados durante todo el año pero es elegida por sus paisajes soñados: desde playas tranquilas y agitadas hasta rocosas y salvajes,lagunas de aguas transparentes, dunas de arenas blancas, callecitas arenosas, puestas de sol que son postales y un cielo que deja ver las estrellas con mayor intensidad.
Lo ideal es quedarse como mínimo  5 noches, para disfrutar todos los actractivos y actividades que ofrece Jeri. El hospedaje es variado desde hostels, pousadas y hoteles de lujo con como Essenza Hotel con una piscina infinita en cada balcón, el Blue Residence Hotel y My Blue Hotel con excelente ubicación. Los tres están situados  frente al mar con salida a la playa, tienen piscina al aire libre y restaurante abierto al público de cocina internacional.
Alrededor de la pequeña plaza principal están la mayoría de los locales comerciales, tiendas de artesanías, souvenirs, restaurantes y bares.
Su oferta gastronómica es diversa y se destacan restaurantes con excelentes opciones; la langosta y frutos de mar son los más recomendados. Nuestros elegidos son Pimienta Verde, Tamarindo, Leonardo Da Vinci. Si lo que buscas es disfrutar de una banda en vivo, tragos y comida te recomendamos Samba Rock. Después de comer es un ritual pasar por Gelato & Grano para comer el mejor helado o tomar el café más rico de Jeri.
Los fines de semana, de jueves a sábado en la Praia de Jericoacoara se arma una disco en medio de la playa con dj en vivo y carritos que ofrecen  cervezas bien frias y las mejores caipirinhas. Lo más de lo más es que podes bailar en ojotas 🙂

​La pequeña Jeri se da el lujo de ser ostentosa y rústica. Fue el paraíso de un pequeño pueblo de pescadores y hoy lo es de los amantes  de la naturaleza, del Windsurf y muy especialmente del Kitesurf. Sus vientos, desde Julio a Diciembre, hacen que lleguen a este “point”  los “riders” más apasionados del mundo. Si no llevas equipo o queres tomar clases Clubventos  tiene instructores y equipamiento para Windsurf, Sup y Kitesurf

Nosotros estuvimos acompañados por un instructor de lujo Tobal Saubidet  acá te dejo la página para que veas todo lo que se el hace en Buenos Aires y estes atenta a los próximos viajes, nosotras no queremos perdernos de ninguno :  www.tobalkites.com.ar 

10 actividades imperdibles que todos podemos hacer …
si llegamos al paraíso 😉
1-  Ver una puesta de Sol
Se accede a través de praia de Jericoacoara es fácil de reconocerlas y de ascender. Se dice que el atardecer es la hora mágica donde todo se tiñe de una luz perfecta y creeme que las fotos son postales que opacan lo que es vivir la experiencia . Asisitir a un” Pôr do Sol” desde lo alto de la duna es un espectáculo inolvidable, es recomendable chequear a que hora cae el sol e ir un rato antes porque se llena.
2- Pasar un día en la Praia Jericoacora

Es la playa estrella de este paraiso nordestino y la más visitada porque está en el centro de la Vila.  Está playa nunca descansa hay desde escuelas de Kite, Windsurf, que funcionan durante el día  hasta restaurantes y bares que permanecen abiertos hasta la madrugada. Se llega a través de la calle principal y si elegiste bien donde quedarte seguramente estás cerca, las distancias son cortas en la pequeña Jeri.

3- Visitar la Pedra Furada

Esta enorme piedra es uno de los iconos del lugar. Sí te animas, hace la travesía caminando desde la playa de Jericoacoara hasta la piedra; en esta hora y media de caminata vas a encontrar vistas increíbles y un paisaje soñado.Lleva calzado cómodo y si es posible cerrado porque la bajada a la piedra es muy empinada y empedrada. Vale la pena el recorrido y la visita a esta piedra que es el marco perfecto para la imponente puesta de sol sobre el Oceano Atlántico.

4- Pasar todo un día en Lagoa do Paraiso
Esta laguna de aguas cristalinas entre las dunas bien merece llamarse paraíso. Se llega desde Jeri en camionetas o buggy que salen desde la plaza por 20 reales o podes pedirlos desde tu pousada u hotel ( recorda que en Jeri solo andan vehículos autorizados). El viaje hacia la lagoa atravesando las dunas es increíble. El mejor parador es el lujoso Alchymist Beach Club, no vamos a explicar porqué tenes que mirarlo: www.alchymistbeachclub.com
5- Visitar y pasar un día en Prai Preá

Esta playa extensa de aguas azules y vientos constante es la preferidas de los amantes de la naturaleza, y el deporte.  Los barriletes de los Kites son parte del paisaje . Pero también encontramos un parador para aquellas que acompañan y necesitan resguardarse del viento cuando azota fuerte o para los deportitas que quieren descansar y comer bien antes de seguir navegando: Rancho do Peixe 

 

6- Visitar Lagoa Azul

La infraestructura de Lagoa Azul no es lujosa como la de Lagoa Paraíso pero aún así es imperdible. Si vas por la mañana seguramente hay menos viento. En esta laguna de agua cristalina podes hacer sup y kite por tarde cuando el viento es más fuerte y también podes descansar sobre las típicas hamacas que se balancean sobre el agua. Hay un parador  que tiene sombrillas, mesas y sillas donde podes comer o tomar algo. Pudimos disfrutar de SUP gracias a las clases que tomamos en Buenos Aires con Nadia Sartori, instructura internacional, seguila en Instagram @triananis 

7- Pasar por Mangue seco beach y visitar la Lagoa Tatajuba

Atravesar por este bosque de manglares encantados es cómo entrar en una película de Tim Burton, sus árboles tienen raíces desprolijas y enredadas que parecen caminar sobre la arena hacia el mar.  Después de cruzar en balsa se llega a “Lagoa de Tatajuba”, también llamada Lagoa Torta, otra laguna de agua dulce y aunque el agua no es tan clara como la Lagoa do Paraiso, es ideal para descansar o hacer Kite. Estuvimos en el Quiosque do Didi un parador simple donde el pescado es excelente!

8- Pasear por las Dunas

Si realizas algunas de las excursiones en camioneta a las Lagoas o playas más alejadas seguramente vas atravesar las dunas mágicas de Jeri, donde el cielo diáfano y las arenas blancas crean paisajes sureales. También se pueden realizar dos excursiones en buggy donde se recorren las dunas, playas y lagunas; el precio para 4 personas es de 250 reales aproximadamente.

 

9-  Tomar jugos o caipirinhas en los carritos cocteleros

Desde muy temprano y hasta las la madrugada podemos ver estos pintorescos carritos se ubican sobre la playa y muy cerca del mar: en la Rua Principal, nombre de la calle que nos lleva desde la pequeña plaza hacia la playa.  De Jueves a domingos son el punto de encuentro de Jeri para quienes quieran disfrutar de cervezas, tragos y las mejores caipirinhas de frutas exóticas.

 

 10- Sacarse una foto en la hamaca 🙂

En muchos de los paredores de las playas de Jericoacoara hay hamacas que permiten relajarse por encima de aguas transparentes. Parece que quien se saca una foto en las famosas hamacas vuelve a JERI. Por las dudas nosotras hicimos de esta actividad uno de nuestros deportes favoritos 😉

 T​IPS

-Como es difícil que te cambien dinero te recomendamos que lo hagas antes de viajar o en el aeropuerto. Podes usar tarjeta de crédito o debito  para pagar casi todo: hoteles, restaurantes, excursiones; pero algunas de estas últimas y transfers solo podes podes pagarlos en efectivo.

– Recorda llevar un adaptador de enchufes.

-De febrero a mayo es época de lluvias, son especialmente fuertes en marzo y abril. No recomendamos visitar Jericoacoara en esta época.

-No te olvides de poner en tu valija el repelente, anteojos de sol y protector solar de pantalla alta.

Romina Fanchi
#ViajarJuntas
info@viajarjuntas.com
 
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola! Mi nombre es Romi!
¿En que puedo ayudarte?